MANIFIESTO POR EL SÍ A LA PAZ EN COLOMBIA

Madrid a 29 de septiembre de 2016

Este dos de octubre del año 2016 será sin duda una fecha histórica para Colombia y la humanidad. Este día, cada ciudadano y ciudadana de Colombia podrá elegir poner fin a uno de los conflictos más largos y dolorosos de la historia moderna y constituir el punto de partida para la creación de una nueva sociedad colombiana. Mediante un plebiscito, Colombia podrá proporcionar las nuevas generaciones una oportunidad para conocer un país sin guerra y comenzar a transformar la cultura de la violencia, la intolerancia y la muerte en una cultura de la paz, que apunte a la reconciliación.

El acuerdo de Paz entre la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia- Ejército del Pueblo- y el Gobierno de Colombia se configura como el gran paso para poner fin a más de cinco décadas de conflicto armado, sentando las bases para construir alternativas políticas, sociales, económicas y judiciales. Bases que permitirán un nuevo país cuya premisa fundamental sea el respeto a los derechos fundamentales de la ciudadanía, a la verdad, a la justicia y a la reparación de las víctimas, acabando con el sufrimiento que han padecido todos los colombianos, especialmente los habitantes de las zonas rurales más apartadas y excluidas del desarrollo nacional.

Colombia es una nación rica, diversa y con una población trabajadora, pujante y alegre que, a pesar de la violencia y el conflicto que ha tenido que soportar, viene hace décadas dando muestras de valentía y coraje trabajando por la paz, el respeto a los Derechos Humanos, la reconciliación y la democracia.

Millones de víctimas y decenas de millones de colombianos y colombianas han trabajado por el acceso a sus derechos, por la reparación integral, por la verdad y por la reconciliación. Este esfuerzo encomiable y valiente, en medio del conflicto, han sido, sin lugar a dudas, un gran aporte y un antecedente profundo que permitió entre otras cosas generar las condiciones para lograr este acuerdo de paz histórico que abre las puertas para acabar con la guerra.

La Paz no puede esperar. Con la firma de los Acuerdos de Paz en Cartagena, Colombia comienza a dar pasos trascendentales para acabar con el conflicto. Esperamos que este acuerdo también sea un punto de partida sólido para que la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional y el Gobierno inicien definitivamente el proceso de diálogo que pondrá fin por completo al conflicto armado interno en el país.

En este sentido, la Fundación Baltasar Garzón y los abajo firmantes hacen un apoyo decidido y esperanzado por la opción del sí a los acuerdos en el próximo plebiscito, conscientes de que esta ratificación popular confirmará la voluntad de los colombianos y las colombianas de creer que otra Colombia es posible.

Estos acuerdos son, sin duda, no solo una oportunidad para superar la guerra sino también una oportunidad para corregir errores, enmendar rumbos, acabar con la muerte y fortalecer día a día un Estado social y democrático de Derecho.

El Plebiscito de refrendación de los acuerdos es una muestra más del espíritu democrático y abierto de las y los colombianos para la toma de decisiones fundamentales.  Con el concurso de todas y todos se abre una ventana de oportunidad legitima para la construcción colectiva de la Paz, que permita la dejación de las armas, la participación política con derecho a disentir entre contrarios y a generar nuevas condiciones de desarrollo equitativas para todos  y cada uno.

Con la ratificación de los acuerdos se podrá finalmente comenzar con la delicada y compleja etapa de implementar cambios estructurales, nuevas políticas sociales, nuevos proyectos territoriales y complejos caminos de verdad, justicia y reparación, que requerirán la participación, voluntad y trabajo solidario de cada persona.

FIBGAR alienta a Colombia a no vacilar en este difícil pero necesario camino de sanar las heridas y reinventarse para que pueda avanzar hacia  una nueva sociedad que permita desarrollo y crecimiento equitativo, que  profundice la democracia y en la que nunca más por razones políticas muera un líder o un ciudadano del común.

Al suscribir este manifiesto por la paz de Colombia, públicamente asumimos la responsabilidad como institución y como ciudadanos. Haciendo un llamado a todas y a todos a unirse en este esfuerzo colectivo, comprometido en difundir este manifiesto, y el apoyo al proceso de paz negociada, la refrendación y el cumplimiento de los acuerdos suscritos por el Gobierno Nacional y las FARC, para concluir el conflicto armado y comenzar la construcción de una paz justa, estable y sostenible entre todos los colombianos y las colombianas.

 

Firmantes institucionales:

1. Fundación Internacional Baltasar Garzón (FIBGAR)

2. Instituto de Estudios Interculturales de la Pontificia Universidad Javeriana de Cali

3. Projecte Home Balears

4. Fundación Cultura de Paz

5. Asociación Española para el Derecho Internacional de los Derechos Humanos (AEDIDH)

6. Asociación Convocatoria Cívica

7. Del Canto Chambers

8. Agencia de Comunicación y Género

9. Fundación Vortex

10. Fundación Huerta de San Antonio

11. Fundacion Crisálida

Firmantes individuales:

1. Baltasar Garzón Real, presidente de FIBGAR.

2. Federico Mayor Zaragoza, Presidente de la Fundación Cultura de Paz

3. María Garzón Molina, director ad e FIBGAR

4. Fanny Rubio, Escritora y Catedrática de la Universidad Complutense

5. Ramón Membrillo Trabajo, secretario de FIBGAR

6. María Carmen Durán Martínez, vicepresidenta de FIBGAR

7. Bertomeu Catalá, director de Projecte Home Balears

8. Ana Barrero Tiscar, Presidenta de la Asociación Española de Investigación para la Paz

9. Beatriz Palomares Puente, responsable de Fundrising de FIBGAR

10. Marga Becedas, periodista

11. Jesús Andrés Sánchez Cazorla, profesor de la Universidad de Granada.

12. Jesús Monreal

13. Blas Mora, empresario.

14. Pedro Jesús Muñoz Fernández

15. José Manuel Gutierrez, maestro de escuela.

16. Andrés Rodríguez Molina.

17. Baltasar Garzón Garzón.

18. Victoria Rossell Aguilar, Magistrada.

19. Gloria Durán, profesora.

20. Rosario Mora, profesora.

21. Pilar Marques.

22. Clara López Rubio, cineasta.

23. Alba Fandiño, artista.

24. Víctor Méndez Sanguos, periodista del Diario de Pontevedra.

25. María Josefa Gámez Gámez, enseñanza.

26. Alvaro de Cózar, periodista.

27. Ariel Maldonado Leza, abogado.

28. Ana Jaramillo, rectora de la Universidad de Lanús, Argentina.

29. Rafael Martínez, comisario de la Policia  Nacional.

30. Hernán Hormazábal Malarée, Catedrático de Derecho Penal.

31. Lic. Ada Thillet, Presidenta de Thillet Law Office of San Juan.

32. León Fernando del Canto, abogado.

33. Lola García Hierro, ex diputada española y europea.

34. Xavier Nova, Managing Director de Del Canto Chambers.

35. Isabel Mastrodomenico Lizarazo, Directora de Agencia de Comunicación y Género.

36. Montserrat Ballesteros.

37. Leonardo Figón.

38. María Cristina Castillo, Historiadora.
39. Ángel Viviente Core, coordinador General de Convocatoria Cívica.
40. Ángela María Giraldo.
41. Marcelo Álvarez.
42. Gaspar Zarrías.
43. Vanja Abreu.

Si quieres unirte a este manifiesto hazlo dejando un comentario en este blog con tu nombre y tu profesión, lo mismo si representas a una asociación u organización

 

 

Justicia Social: ¿logro factible o entelequia?

Juan Miguel Torres Andrés. Magistrado

No creo que ningún ser humano como ciudadano, ni que ningún Gobierno del mundo, se atrevan a manifestarse en contra de principio tan universalmente admitido como deseable y realizable.

Prueba de ello es que, tras la Primera Guerra Mundial, se acordó crear la Organización Internacional del Trabajo (OIT), cuyo Tratado constitutivo, que data de 1919, nos recuerda en su preámbulo que la paz universal sólo puede fundarse en la Justicia Social; que existen condiciones de trabajo que entrañan para una gran número de personas la injusticia, la miseria y las prDia Justicia Socialivaciones -en suma la pobreza-, las cuales ponen en grave riesgo la paz; y que la no adopción por un Estado cualquiera de un régimen de trabajo realmente humano y digno es un obstáculo a los esfuerzos de otras naciones, criterios tan obvios como cada vez más olvidados por los gobernantes.

Hace casi un siglo de ello y, sin embargo, parece que estemos volviendo a tiempos aún más pretéritos. Cada día aumentan las quejas formuladas ante la OIT por incumplimientos flagrantes de sus Convenios y, no obstante, la situación no deja de empeorar irremisiblemente.

España, que -no se olvide- es un Estado social y democrático de Derecho,  es un ejemplo de lo expuesto. Ya que toda mi vida profesional la he dedicado a ejercer desde diferentes ópticas en la rama social del ordenamiento jurídico, permítanme que les diga que en nuestro país eran muy escasas las ocasiones en que los operadores jurídicos acudían a los Convenios y Tratados Internacionales en defensa de los intereses de los trabajadores. Sigue leyendo

La Plataforma para la Comisión de la Verdad pide un reunión con Mariano Rajoy

La Plataforma para llogo platafoma_Página_1a creación de una Comisión de la Verdad remitió  una carta el  23 de febrero, solicitando una entrevista con el presidente del Gobierno Mariano Rajoy, recordando que el Ejecutivo sigue sin atender el cumplimiento de las 42 recomendaciones de las Naciones Unidas sobre las víctimas de la guerra civil y el franquismo. Este es el escrito.

PLATAFORMA COMISIÓN DE LA VERDAD_MEDIAS VERDADES QUE OFENDEN A LAS VÍCTIMAS (1) (1) (1)

Memoria para la Dignidad

Eduardo Ranz. Abogado.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAEl miércoles 11 de febrero, coincidiendo con el Aniversario de la Iª República Española, se procedió  a la presentación de diversos escritos, que pretenden la retirada de 86 símbolos españoles,  conmemorativos de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura.   Lo que se pretende con la retirada de la simbología franquista de las calles, en primer lugar, es generar reparación a las víctimas del franquismo, en segundo, regalarnos dignidad como país, como patria, y por último, normalizar el deber de cumplimiento de las autoridades, como el resto de los ciudadanos, de las leyes que emanan del Parlamento.

La simbología reclamada, que es mínima en comparación con toda la que aún existe, radica en los municipios de: Albacete, Alicante, Almería, Aranjuez, Astorga, Ávila, Badajoz, Barcelona, Bilbao, Burgos, Ceuta, Cáceres, Córdoba, Fuentes de Oñoro, Guadalajara, Las Navas del Marqués, Las Palmas de Gran Canaria, Lugo, Madrid, San Lorenzo de El Escorial, San Martin de la Vega, Medina del Campo, Melilla, Oviedo, Palencia, Palma de Mallorca, Salamanca, Santa Cruz de Tenerife, Sevilla, Tarifa, Utrera, Verín, Vigo, Villamuriel de Cerrato, Zamora, Zaragoza; así como de la Embajada de España en Panamá, el Consulado en Tetuán y en Sidi Ifni, y la Casa de España en La Paz (Bolivia).

Sigue leyendo

Alumnos de Bachillerato del Instituto San Isidro presentan un corto y un hip hop sobre la memoria histórica

portada ok“La memoria en España fue eliminada durante muchas décadas, porque existe una obsesión por hacerla desaparecer. La Transición convirtió la memoria en olvido.  Pero el Estado tiene la obligación de protegernos a todos y de reivindicar a todas las víctimas, porque parece que algunos siguen creyendo que hay víctimas de primera, de segunda y algunas sin reconocer”. El juez Baltasar Garzón se expresó ante un auditorio de jóvenes estudiantes de Bachillerato del Instituto San Isidro, protagonistas de los talleres sobre Memoria Histórica realizados por la Fundación Internacional Baltasar Garzón, que presentaron el fruto de su trabajo: un corto titulado Prohibido recordar y un hip hop reivindicando la necesidad de conocer la propia historia.

El coloquio celebrado con la presencia del juez Baltasar Garzón, la fiscal de la Audiencia Nacional Dolores Delgado y la cantautora Elisa Serna, fue la culminación del proyecto Jóvenes y Derechos Humanos: Conociendo nuestra historia, una iniciativa de FIBGAR que ha trabajado con cerca de mil alumnos y medio centenar de profesores para sensibilizar a los jóvenes en la historia reciente de su país y que ha sido financiado por la  Puffin Foundation. El alumnado ha participado también en el concurso creativo de ideas “Creando nuestra Historia”. Las dos propuestas elegidas de rap y cortometraje han sido las de los jóvenes del IES San Isidro.

Sigue leyendo

El holocausto, Franco y España

holocausto_02Eduardo Martín de Pozuelo. Periodista. Autor de El franquismo cómplice del Holocausto y de Los Secretos del franquismo.

Madrid, 31 de enero de 2015. Lo digo siempre cuando hablo en público de las conclusiones de mi trabajo periodístico acerca de Franco, el franquismo y el Holocausto: para este periodista ha sido imposible leer documentos secretos nazis relativos a España y la Shoah y no sentirse muy mal. Es así. Me gustaría que la historia reciente de España fuera otra. Que no contara con una guerra incivil, que no hubiera habido una dictadura, que no acaeciera una represión de postguerra de una dimensión que no conocemos y que el franquismo no hubiera sido un colaborador activo del peor genocidio de la Historia. Y digo peor por varias razones que van más allá del número de muertos que los últimos cálculos del Yad Vashem acerca a los siete millones.

Es el peor es porque se trató de una operación de limpieza planteada desde un Estado moderno y en teoría civilizado; de un  plan de exterminio industrializado efectuada en pleno Siglo XX desde y por la sociedad que contaba con la cultura y las mentes más avanzadas y refinadas de Europa. Magníficos ingenieros diseñaron campos de exterminio que abarataron la muerte siguiendo el proceso fabril de las cadenas de montaje, químicos excelentes encontraron que el barato y asequible Cyclon B mataba bien y así hasta llegar a la característica más perversa que proporciona a la Shoah una dimensión única y aterradora: juristas de primer orden mundial dieron forma durante años a una serie sucesiva de leyes que terminaron por despojar legalmente a colectivos de personas de su condición humana. Esa es la gran inmoralidad que encierra ese genocidio sin parangón al que llamamos Holocausto. De hecho es casi es más duro leer las leyes antisemitas y su evolución hasta la Solución Final que la propia aplicación de la solución final. Nadie que se precie a sí mismo puede leer aquellas leyes y reflexionar sobre ellas sin estremecerse y sin sentir rabia e impotencia y un profundo sentimiento de injusticia insondable. Unas leyes que para mayor horror sirvieron para acallar las conciencias de millones de personas que viendo desaparecer a sus vecinos alemanes judíos, muchos de ellos héroes por Alemania en la Gran Guerra. Unos ciudadanos que dejaron por ley de tener derechos, de ser sabios, músicos, artistas, comerciantes, pensadores o amas de casa mientras otros alemanes se confortaron con aceptar una legislación que les dijo que aquel que hasta entonces había sido su amigo o su abogado, su médico o el hombre o la mujer que amaba, era literalmente una bacteria sin derechos. Y mientras esas leyes crecieron, los líderes mundiales miraron hacia otro lado.

Sigue leyendo

La ONU vuelve a apercibir a España sobre sus incumplimientos con las víctimas del franquismo

673264_85522744Madrid, 25 de enero 2015. El Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas ha vuelto a apercibir a España en el marco del actual Examen Periódico Universal del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas acerca del incumplimiento de sus obligaciones internacionales en materia de reparación de las víctimas de la Guerra Civil y el Franquismo. Este nuevo apercibimiento confirma los informes de la Fundación Internacional Baltasar Garzón (FIBGAR).

Todas estas recomendaciones no hacen más que acreditar la violación por parte de España de sus obligaciones internacionales suscritas en materia de sanción y reparación de los casos de desaparición forzada de personas, lo que ha conllevado, una vez más, a nuevos apercibimientos en las instancias internacionales. Mientras tanto, las víctimas (más de 150.000 desaparecidos) siguen esperando algún tipo de reparación por parte de unas instituciones nacionales que siguen negándoles el acceso a la verdad, justicia y reparación

FIBGAR manifiesta su satisfacción ante la recomendación de que se siga desarrollando la Ley de Memoria Histórica al margen del contexto de crisis económica; la elaboración de una verdadera estrategia para afrontar las violaciones a los derechos humanos en el pasado, reparando a las víctimas y estableciendo garantías de no repetición y la necesidad de seguir investigando los crímenes internacionales cometidos en nuestro país. Sigue leyendo