Mutilación Genital Femenina. Derechos Humanos versus tradición

Hoy se celebra el Día Internacional Contra la Mutilación Genital Femenina (MGF) una práctica que afecta a unos 140 millones de niñas y mujeres, sobre todo en África, Asia y Oriente Medio.

Se trata de un terrible ejemplo del conflicto en el que entran las tradiciones culturales y los Derechos Humanos. Las causas por las que se practica la MGF son una mezcla de factores culturales, religiosos y sociales, que se perpetúan en el entorno familiar y comunitario.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la MGF comprende todos los procedimientos consistentes en la resección parcial o total de los genitales externos femeninos, así como otras lesiones de los órganos genitales femeninos por motivos no médicos.

Se distinguen cuatro tipos

  • Clitoridectomía: resección parcial o total del clítoris (órgano pequeño, sensible y eréctil de los genitales femeninos) y, en casos muy infrecuentes, solo del prepucio (pliegue de piel que rodea el clítoris).
  • Excisión: resección parcial o total del clítoris y los labios menores, con o sin excisión de los labios mayores.
  • Infibulación: estrechamiento de la abertura vaginal para crear un sello mediante el corte y la recolocación de los labios menores o mayores, con o sin resección del clítoris.
  • Otros: todos los demás procedimientos lesivos de los genitales externos con fines no médicos, tales como la perforación, incisión, raspado o cauterización de la zona genital.

Existe una larga lista de argumentos para mantener esta práctica que se centran básicamente en cuestiones culturales, sociales y religiosas, estas últimas totalmente infundadas pero muy arraigadas. No existe una referencia explícita en textos religiosos a esta práctica pero es fomentada por una parte los líderes religiosos.

La convención social convierte a la MGF en una manera de integrase en la comunidad, se considera parte de la crianza de las niñas y de un comportamiento sexual adecuado de las mujeres, según las creencias religiosas de la comunidad.

Otorgar a la MGF la categoría de tradición cultural contribuye a su mantenimiento e incluso por parte de personal sanitario que practica esta intervención (un 18% del total), argumentando garantías sanitarias en un procedimiento que es, según el criterio de los organismos internacionales (OMS, ONU, Unicef, etc.): una violación de los derechos humanos de las mujeres y niñas. Refleja una desigualdad entre los sexos muy arraigada, y constituye una forma extrema de discriminación de la mujer. Es practicada casi siempre en menores y constituye una violación de los derechos del niño. Asimismo, viola los derechos a la salud, la seguridad y la integridad física, el derecho a no ser sometido a torturas y tratos crueles, inhumanos o degradantes, y el derecho a la vida en los casos en que el procedimiento acaba produciendo la muerte. Por esa razón, la OMS solicita al personal sanitario que no practique esta intervención.

Desde distintos organismos internacionales y ONG se desarrollan programas para la erradicación de esta práctica.

La ONU aprobó por unanimidad el 20 de diciembre de 2012 una resolución contra la MGF. Unicef incluye la MGF como una de sus líneas de acción en la defensa de los derechos de las niñas. Las ONG Medicus Mundi que colabora con la iniciativa Lucha contra la mutilación genetal femenina, la Fundación Wassu UAB fundada por la profesora Adriana Kaplan y que cuenta con el apoyo de la Universidad Autónoma de Barcelona y la Fundación Kirira desarrollan programas específicos sobre el terrono.

Todas estas iniciativas buscan que las propias comunidades que practiquen la MGF abandonen esta práctica por medio de la información y la desaparición de creencias erróneas. Por eso es tan esperanzadora la iniciativa de Senegal que quiere erradicar la MGF para 2015.

Anuncios

2 pensamientos en “Mutilación Genital Femenina. Derechos Humanos versus tradición

  1. La MGF es una practica con fondo cultural por lo que es mucho mas dificil luchar contra su erradicacion ya que tiene siglos de practica y conlleva de fondo muchos significados y valores tanto de tipo religioso como social, una dificil tarea que no por eso habria que abandonar. Hay que luchar por la dignidad y la libertad del ser humano y recordar que “Para Dios ni siquiera sus planes estan por encima de la libertad y la dignidad humana”.

  2. Pingback: La ablación, la tradición que mutila a 125 millones de mujeres | afavordetodos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s