¿Educar para producir?

Hace poco hablábamos con Rafael Feito en nuestra ventana radiofónica -nuestro programa semanal “Hablemos de Derechos Humanos”-. Rafael es sociólogo y profesor de la UCM, especializado en educación. Con él profundizamos y seguimos analizando el aumento de tasas, la nueva ley LOMCE de eduación, los recortes en educación pública y la desaparición de becas… y, sobre todo, Feito hizo hincapié en el punto de vista social.

Ana ReyEs necesario construir un sistema educativo en permanente diálogo, en contacto con el entorno y que integre a toda la población -afirmaba nuestro invitado. Esto no ha ocurrido en muchos aspectos de la educación. Por ejemplo, en cuanto al debate de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa “no ha habido debate en el seno de la comunidad”. El cambio de aspectos sustanciales debe ser negociado y puesto en común. A esto se le suma el vaivén característico de estas negociaciones, ya que la oposición anunció la derogación de la ley si llegase al Gobierno; ambos sin pararse a pensar las consecuencias para la ciudadanía, y que “no se puede gobernar contra la evidencia empírica”.

En una época donde el 80% de los jóvenes universitarios y más de 82 mil trabajadores de entre 25 y 35 años se han planteado emigrar para buscar mejores oportunidades -ya que sus derechos están siendo brutalmente vulnerados-, nos hace ver que las soluciones planteadas condenan a los ciudadanos. Aún así, seguimos viendo camisetas verdes por la calle, que aportan un atisbo de esperanza y, sobre todo, ganas de lucha. Lucha como la que emprendieron los 377 alumnos de Castilla La-Mancha en su festival de música para activar la conciencia. Hablamos del `EduPública Festival´, una iniciativa que consistía en recaudar dinero para estos jóvenes que no han podido pagar la matrícula de la Universidad, debiendo 150 mil euros a las arcas públicas. Encabezados por el profesor de la UCLM, Fernando Trillo, no han conseguido reunir esa cifra, pero su esfuerzo sirvió como elemento de presión a los que manejan todo este entramado.

En cuanto a educación se refiere, la política de austeridad, la segregación temprana y otros tantos factores tienen múltiples efectos negativos -véase la falta de diversidad, división por clases, y la tendencia a la exclusión y la no inclusión-.

Por tanto, “es necesaria una educación pública de élite”, comentaba Rafael, refiriéndose a una educación de calidad para todos. Una educación que genere un espíritu crítico que convierta a los ciudadanos en participativos. Una educación que no domestique, sino que evolucione desde el punto de vista humano. Una educación que no tenga como fin la mera producción. ¿Es posible?

*Imagen | Ana Rey en Flickr (CC)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s