La Memoria, mucho más que un trozo de granito

Presentación del libro ‘Política y Arte de la Conmemoración

Lugar: Parroquia San Carlos Borromeo

Día y Hora: Día 7, a las 18:00 horas

Asistentes: Marcelo Mendoza, editor; Javi Baeza, párroco; Paloma Aguilar, docente; Baltasar Garzón, jurista.

La escritora y analista política Katherine Hite retoma el eterno debate de la utilidad de los memoriales como refuerzo de la Memoria Histórica en el libro titulado ‘Política y Arte de la Conmemoración’. A través de cuatro ejemplos de memorial, en cuatro países diferentes y con estructuras artísticas muy diferentes, la autora presenta la respuesta de los ciudadanos y el valor (o la ausencia de este) del monumento.

thLos cuatro ejemplos, en España, Chile, Argentina y Perú, son escogidos según su diferente nivel de oficialidad, de cercanía con las víctimas y su instauración. Por eso no sorprende que empiece por el Valle de los Caídos. Un escenario que detrás de su desproporción, no esconde que sólo simboliza a un lado de los ‘caídos por la patria’. Hite recuerda su primera visita a este lugar, de proporciones inconcebibles y de un austero y recio que impresiona. Es el ejemplo perfecto de monumental que más que cerrar heridas, las infecta. La autora recuerda que los republicanos más que querer que pase a ser un lugar de homenaje a todas las víctimas, siguen luchando para que los enterrados allí de su bando sean devueltos a sus familias.

Algo completamente distinto de lo que ocurre con ‘El ojo que llora’, un monumento en Perú que se retomó a sus orígenes culturales para poder representar a todas las víctimas del terror de Sendero Luminoso y del propio estado peruano. Se trata de representar a la Pachamama, una deidad compartida culturalmente en el país y más entre la población indígena, máxime víctima del terror durante 1980 y 2000. En esta ocasión cuenta Hite, como una decisión judicial (la de incluir los nombres en el memorial a presos de Sendero Luminoso que fueron masacrados por el Estado mientras estaban en la cárcel) hizo que el consenso se rompiera.

Un consenso que se mantiene generación tras generación en Paine, Chile. Allí los agricultores fueron a la vanguardia en las reformas agrarias, consiguiendo fortalecerse con  terrenos propios y cooperativas. Algo que puso en el punto de mira a esta localidad cuando se perpetró el golpe de Estado de 1973. Por eso este memorial es un acercamiento a lo que un memorial debería ser, un lugar construido por las víctimas y sus familiares, dónde se sienten recogidos generación tras generación.

descargaEsta premisa, la de si todos los memoriales sirven realmente para honrar a las víctimas o sólo se hace para cumplir institucionalmente, está presente en toda la obra de la escritora estadounidense. Así se resalta el concepto de ‘antimonumentos’, una visión crítica de estos espacios colectivos. Así, Hite contrapone ‘Las bicis’ de Fernando Traverso a otros ejemplos también en Buenos Aires, como el Parque de la Memoria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s