La memoria histórica es un acto de justicia


Los crímenes cometidos durante la dictadura franquista en España permanecen en un  limbo histórico-jurídico propiciado por un periodo de transición política que sacrificó la justicia en aras de un cambio pacífico. En ese momento, a las victimas de la dictadura franquista se les negó hasta el reconocimiento de su condición, y sobre su resignación y silencio se desarrolló la Transición Española, periodo al que se alude como un gran logro social, sin reconocer que los que perdieron la guerra perdieron también la Transición.

Sigue leyendo

Las horas de un infante recuperado

Fanny Rubio FIBGARFanny Rubio, patrona de FIBGAR y escritora. Autora de “El hijo del aire”, que novela la historia de un niño robado hispanoargentino

Casualmente conocí este mes de julio, en un curso de verano organizado en Torres por la Fundación Internacional Baltasar Garzón (FIBGAR), a uno de los familiares argentinos de quien, en pocos días, iba a ser el imprevisto protagonista de  la especial historia que en las semanas siguientes ha conmocionado ese país. El suceso de la recuperación de la identidad de Ignacio Guido Montoya Carlotto, nieto recuperado número ciento catorce de la larga historia de suplantación de identidad de los más de los quinientos bebés robados a sus madres asesinadas por la cruenta Dictadura que asolara el país entre 1976 y 1983, paradógicamente años “del cambio” español en que, junto a sólidas construcciones, empezaron a gestarse otras bellas mentiras que, salvo escasos pronunciamientos, nos adormecieron largamente en temas de memoria.

Sigue leyendo

Los imprescindibles trabajadores humanitarios

Aunque numerosas convenciones internacionales recalcan que en caso de conflicto armado el personal humanitario debe ser protegido y respetado, esto no siempre ocurre. Incluso suelen ser usados como moneda de cambio, como rehénes o como mensaje contra los Gobiernos de los países de los que son originarios. Esto fue lo que sucedió en 2003 en Bagdad cuando un coche bomba explotaba frente al cuartel general de la ONU en la capital iraquí, provocando la muerte de 22 personas de 12 nacionalidades diferentes. Entre ellos el Representante Especial del Secretario General Kofi Annan para el Iraq, el brasileño Sergio Vieira de Mello, y el capitán de navío español Manuel Martín-Oar Fernández-Heredia.

Trabajadora humanitaria en PakistánEste brutal ataque, que dejó heridas a más de 100 personas, supuso un antes y un después en la seguridad del personal humanitario de la ONU y de las miles de organizaciones sin ánimo de lucro que trabajan en el planeta. Ese día, el 19 de agosto, se convertiría en el Día Mundial de la Asistencia Humanitaria para rendir homenaje a todos los que perdieron la vida ayudando a los demás. En 2008 la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) ofrecía la cifra de ataques más alta de la historia: un total de 278 trabajadores de asistencia humanitaria fueron asesinados, secuestrados o gravemente heridos en 139 ataques violentos. Una tendencia en alza, ya que como acaban de anunciar los cooperantes fallecidos en su labor en 2013 fueron 155, 171 sufrieron heridos graves y 134 fueron secuestrados.

Sigue leyendo

El drama del Estrecho y nuestra responsabilidad

paterasVivimos una crisis. España se ha convertido en uno de los países con más paro de Europa, supera ampliamente la pobreza extrema media en la UE (Informe de EAPN) y ha crecido sobre todo el número de menores de edad que viven en situación de exclusión social (Informe de UNICEF). Pese a esta situación, son cientos de inmigrantes los que han llegado a nuestras costas en los últimos días de buen tiempo. Como ya hemos visto en demasiadas veces, llegan deshidratados, con quemaduras y en barcazas de juguetes. Se juegan la vida a la ruleta rusa de los temporales. ¿Y por qué jugarse la vida para llegar a un país de dónde sus nacionales no hacen más que partir? La respuesta es sencilla: porque nuestra miseria es mejor que la de sus países. Empezando por la seguridad de sus vida. Estados fallidos, golpes militares, hambre, desplazamientos forzados, falta de agua, sanidad, educación. Rara vez los países del Norte no están detrás de todas estas causas y más rara vez aún se hacen cargo de ello. En lugar de valorar que mejorar su vida allí reduciría el flujo migratoria de forma inmediata, sólo se crean más vallas y muros de contención.  Sigue leyendo

Los derechos de los pueblos indígenas, en peligro

Este fin de semana se celebró el Día Internacional de los pueblos indígenas, una fecha para celebrar la multiculturalidad y las tradiciones diversas que se fijó hace 20 años por Naciones Unidas. Desde entonces, se ha ganado en visibilidad y dignidad para las personas que forman este colectivo pero aún pertenecen a los grupos más vulnerables en función de ingresos, nivel educativo, mortalidad infantil y expectativa de vida, entre otros. El choque entre su cultura ancestral y el sistema económico que domina en el mundo se traduce en presiones, tensiones y conflictos.

Indigenas del cauca colombianoAunque el derecho internacional les ampara en la teoría, estas garantías no se ven en la realidad. La Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas es una de las más importantes en la que se precisan los derechos colectivos e individuales de los pueblos indígenas, especialmente sus derechos a sus tierras, bienes, recursos vitales, territorios y recursos, a su cultura, identidad y lengua, al empleo, la salud, la educación y a determinar libremente su condición política y su desarrollo económico. Su predecesora, la Convención 169 de la OIT, también es muy importante ya que fomentó la perspectiva del respeto por la diversidad y sobre poniéndose a la mirada que empuja a integrar o asimilar una cultura dominante.

Sigue leyendo

Sentencia emblemática en Camboya

Juicio a los jemeres rojos

Juicio a Khieu Samphan y Nuon Chea

La revelación de la verdad y la reparación de las víctimas por esta vía siempre es una noticia ha celebrar. En este caso se trata de Camboya, dónde entre 1975 y 1979 el régimen totalitario asesinó a más de dos millones de personas. El Tribunal Internacional condenó esta semana a dos de los altos cargos de los Jemeres Rojos: Khieu Samphan, de 83 años, y Nuon Chea, de 88, conocido como ‘hermano número 2‘. Ambos han sido condenados por crímenes contra la humanidad, responsabilizándoles directamente de la muerte de 20.000 vietnamitas y de entre 100.000 y 500.000 asesinatos de miembros de la minoría musulmana Cham. Exterminio, asesinatos, persecución política, torturas y desapariciones forzosas son otros de los delitos que pueden leerse en la sentencia.

Se trata de una sentencia muy necesitada por los supervivientes de esta época y de sus familiares. Numerosos obstáculos, como la validez y la imparcialidad de la composición del tribunal o la avanzada edad de muchos de los victimarios, hicieron peligrar la viabilidad de una comisión que señalara con pruebas, datos y testimonios lo ocurrido en esos años tan oscuros en la Historia de Camboya. Finalmente, en 2006 se llegó a la conclusión de que la mejor fórmula para asegurar Justicia era con un Tribunal mixto compuesto por juristas nacionales y extranjeros. Y así, en 2009 comienza a funcionar, con las críticas de gran parte de la población por el alto presupuesto usado y por haber tenido que esperar tres décadas para lograr un juicio justo.

Sigue leyendo