#BringBackOurGirls: más allá del hashtag

Probablemente, usted fue una de las miles de personas que mostró en la red su malestar por el secuestro de 276 niñas en Nigeria usando el hashtag #BringBackOurGirls. El interés por aquel secuestro fue viral y se extendió por el mundo, pero solo por unos días. Aquella etiqueta nos hizo conscientes de la realidad que viven los ciudadanos de Nigeria, pero desde entonces, el grupo terrorista Boko Haram ha seguido actuando y secuestrando a mujeres y niñas. La última vez, este lunes, cuando secuestró a 25 mujeres en el noreste de Nigeria. Unos días después de que el Gobierno del país hubiese anunciado un acuerdo con Boko Haram que incluía un alto el fuego y la liberación de las niñas.

South Africa Nigeria abducted girls protest...epa04196309 Some o

Ni las 276 secuestradas en su escuela fueron las primeras y no parece que estas vayan a ser las últimas. Como denuncia la organización Human Rigths Watch, desde 2009 el número de mujeres y niñas secuestradas por Boko Haram supera las 500 y más de 7000 civiles han muerto en sus ataques. Al menos 4000 de esas muertes se habrían producido entre mayo de 2013 y septiembre de 2014. En un informe publicado este mismo lunes, varias de las víctimas que han conseguido escapar de su secuestro explican que durante su cautiverio son obligadas a casarse, a convertirse al Islam, son víctimas de trabajos forzados, violaciones y maltratos físicos y psicológicos. Incluso algunas de ellas son forzadas a participar en los ataques del grupo terrorista. Sigue leyendo

Vivos se los llevaron, vivos los queremos

Iguala

Manifestación por los estudiantes desaparecidos. EFE

Abel, Carlos, Jonás, Jorge, Marcial son los nombres de algunos de los estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, donde se preparaban para ser profesores. El pasado 26 de septiembre, se manifestaban para pedir mayor financiación para su escuela, destinada a estudiantes de bajos recursos económicos, y contra la discriminación que sufren en la adjudicación de plazas. Al terminar la protesta, un grupo de policías municipales atacó a los manifestantes, seis de ellos perdieron la vida, 17 resultaron heridos y 43 desaparecidos. Según apuntan las investigaciones, los policías habrían actuado junto a miembros del narco “Guerreros Unidos”. Aunque los autores intelectuales habrían sido el alcalde de Iguala, José Luis Abarca y su esposa, María de los Ángeles Pineda, de los que se desconoce su paradero. Ellos se encargaban de entregar cada mes unos 175.000 euros a los “Guerreros Unidos” y serían ellos quienes habrían ordenado el ataque.

Ha pasado un mes desde los graves hechos acontecidos en Iguala y la aparente connivencia entre autoridades y crimen organizado resulta escandalosa. Ante la respuesta poco efectiva y satisfactoria del gobierno, exigimos a las autoridades mexicanas explicaciones completas sobre la desaparición de los 43 estudiantes. El silencio y la lentitud no pueden ser la respuesta a unos hechos que ya han sido calificados como desaparición forzada por el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos. El asesinato, así como la desaparición de los estudiantes suponen graves violaciones de los Derechos Humanos. La situación hace indicar que nos encontramos ante un nuevo caso de crímenes de lesa humanidad, por lo que es necesaria una completa depuración de responsabilidades a todos los niveles, sanciones para los responsables y reparación del daño a las víctimas. Sigue leyendo

El reguero de víctimas de las armas pequeñas

Hace poco vio a la luz el último libro de José Saramago, “Alabardas. El premio Nobel no abandona su activismo por la Paz ni en una obra póstuma, ya que a través de la figura del protagonista, Artur Paz Semedo, hace un alegato de la no violencia. A través de la fascinación que siente este por el armamento nos introduce en el lado más oscuro del Comercio de Armas. Un mercado que está detrás de la abrumadora mayoría de las muertes y tragedias que rodean al ser humano: aproximadamente el 60% de todas las muertes violentas se cometen con armas de fuego. Una vía literaria muy acorde con la propuesta de Naciones Unidas de conmemorar una Semana del Desarme, que empieza mañana día 24 de octubre.

juguetesbelicosA nivel internacional, la ONU distingue entre “armas pequeñas” (revólveres y pistolas automáticas, etc.), que son armas diseñadas para su uso personal, y las “armas ligeras” (ametralladoras pesadas, lanzagranadas portátiles, etc.), que están diseñados para su uso por varias personas que actúan como una unidad, es decir, están más enfocadas a un uso militar en conflictos armados. Contrariamente a lo que pudiere pensarse, el tráfico de “armas pequeñas” es el más dañino para la humanidad ya que esas son las armas más fáciles de traficar y las más utilizadas por los grupos pequeños. De estas armas se sirven sobre todo los grupos criminales, gangs, mafias y traficantes, y se utilizan en su mayoría fuera de conflictos armados.

Sigue leyendo

Las farmacéuticas y el derecho a la Salud

Son muchas las poblaciones repartidas por el mundo que no olvidan la Medicina Natural. Sobre todo pueblo originarios o indígenas, donde el contacto con la naturaleza es tan próximo y tan antiguo que han aprendido ha interpretarla y usarla en su beneficio. Por contra, las grandes urbes ni quieren ni pueden muchas veces tener esa relación. Es el origen de la medicina alópata, de los medicamentos y de las farmacéuticas. Una industra que debería servir siempre para curar y que muchas veces está detrás de la muerte de muchas personas y animales en el mundo. Precios prohibitivos, patentes, investigaciones discriminadas, experimentación animal.

medicines-938735-mLos partidarios de los productos curativos sintetizados tienen dos grandes argumentos de peso en su haber: la gran demanda de productos y el deterioro del medio ambiente. Por ejemplo, para lograr de forma natural un sólo frasco de paclitaxel, – un producto usado en quimioterapia- haría falta talar unos cien tejos. Lo mismo con las levaduras, hongos y bacterias que se utilizan para producir antibióticos. Hoy día se sintetiza, pudiendo obtener desde productos naturales pero con procedimientos industriales, la cantidad de medicamentos que la población necesita. Otra cosa es el mercado.

Sigue leyendo

La pobreza es una violación de los Derechos Humanos

2014101611432750587El 17 de octubre se celebra el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza. Como es habitual, en torno a esta fecha, no dejaremos de escuchar alegatos sobre la importancia de la lucha contra la pobreza, de acabar con la desigualdad y de ayudar al desarrollo de los países que más lo necesitan. Sin embargo, deberíamos lanzarnos una pregunta: ¿Realmente queremos acabar con la pobreza? Desde la sociedad civil, la respuesta a esta cuestión resulta bastante clara: Sí. No obstante, parece que quienes cuentan con los mecanismos para actuar contra la pobreza, la desigualdad y sus negativos efectos sobre los Derechos Humanos, no están dispuestos a combatirla.

El pasado mayo, la Relatora Especial sobre Pobreza Extrema y Derechos Humanos presentaba un informe en el que señalaba que los impuestos son elementos determinantes para luchar contra la desigualdad, reducir la pobreza y fomentar el desarrollo de los Derechos Humanos. En su informe, destacaba como esencial que sean los Derechos Humanos quienes guíen las prácticas de recaudación de ingresos por parte de los estados. Según la relatora, las políticas fiscales y los mecanismos de recaudación pueden fortalecerse a través de un enfoque basado en los Derechos Humanos. Asimismo, deben ser los principios de igualdad, no discriminación y la obligación de cooperación y asistencia internacional quienes den forma a las políticas fiscales.

Sigue leyendo

Trabajar contra el Feminicidio

El siglo XXI estará marcado por el progreso en el respeto de los Derechos Humanos y los derechos de las mujeres“. Con esta clara declaración de intenciones arrancaba el pasado martes 14 el II Seminario Internacional sobre la violencia contra las mujeres: Feminicidio. Un encuentro de reflexión, conocimiento e intercambio de experiencias al que acudieron numerosas organizaciones tanto de Europa como de América Latina. El objetivo: visibilizar e identificar los retos para impulsar las soluciones que acaben con el terror machista en ambas regiones.

20141014_155237_resizedLa autora de las palabras del comienzo, la Secretaria General iberoamericana, Rebeca Grynspan, dio paso a mujeres que conocen de primera mano la violencia machista. Como las lideresas indígenas de Guatemala Angélica Valenzuela (del CICAM) y María Morales (de Majawil Q’ij) o Liv Meléndez, del Centro de la Mujer Peruana CLADEM, quien destacó la necesidad de visibilizar el fenómeno social. “Los feminicidios no son hechos aislados, ni fruto de patologías mentales”, aseguró. Perú, un país dónde más de una de cada tres mujeres ha sufrido violencia física o sexual y sólo un 25% de ellas denuncia. Los datos de Valenzuela no fueron menos escalofriantes: “El Salvador, Guatemala y México son en Mesoamérica los países con más Feminicidios.Sólo se denuncia el 0,47% de los casos”. El principal motivo es que pese a que los medios de comunicación animan a dar el paso contra la impunidad, no siempre la Administración hace su labor. Sigue leyendo

Salud mental: combate los prejuicios

El pasado 10 de octubre se celebró el Día Mundial de la Salud Mental. Con motivo de ello recuperamos una de las entrevistas que FIBGAR realizó en el programa de radio “Hablemos de Paz y Derechos Humanos”  al presidente de la Confederación Española de Agrupaciones de Familiares y Personas con Enfermedad Mental (FEAFES) José María Sánchez Monge.

Con más de 45.000 representados, FEAFES es una organización sin ánimo de lucro que engloba 300 asociaciones de toda España que lucha por mejorar la calidad de vida de las personas con trastornos mentales graves y su inserción en la sociedad.

Combatiendo los prejuicios

“El principal problema al que se enfrentan los enfermos es el estigma social”, confesaba Sánchez Monge nada más entablar la conversación. A día de hoy, la cifra de personas que padecen un trastorno mental grave en España alcanza el millón de personas, según datos de la Organización Mundial de la Salud. Sin embargo, este colectivo aún permanece invisible ante la mayor parte de la sociedad y cuando adquiere presencia en los medios de comunicación o en la agenda política siempre evidencia los aspectos “más desagradables”. Sigue leyendo