Justicia Social: ¿logro factible o entelequia?

Juan Miguel Torres Andrés. Magistrado

No creo que ningún ser humano como ciudadano, ni que ningún gobierno del mundo, se atrevan a manifestarse en contra de principio tan universalmente admitido como deseable y realizable.

Dia Justicia SocialPrueba de ello es que, tras la Primera Guerra Mundial, se acordó crear la Organización Internacional del Trabajo (OIT), cuyo Tratado constitutivo, que data de 1919, nos recuerda en su preámbulo que la paz universal sólo puede fundarse en la Justicia Social; que existen condiciones de trabajo que entrañan para una gran número de personas la injusticia, la miseria y las privaciones -en suma la pobreza-, las cuales ponen en grave riesgo la paz; y que la no adopción por un Estado cualquiera de un régimen de trabajo realmente humano y digno es un obstáculo a los esfuerzos de otras naciones, criterios tan obvios como cada vez más olvidados por los gobernantes.

Sigue leyendo

Anuncios

Devoluciones en caliente: el fin no justifica los medios

Paquita SauquilloFrancisca Sauquillo. Abogada. Presidenta de Movimiento por la Paz

A mediados de este mes de diciembre  el Congreso de los Diputados  aprobó la Ley de Seguridad Ciudadana. Ya de por sí, había mucho que decir sobre la norma, sobre su necesidad, sobre su justificación, sobre el recorte de derechos que supone, sobre la indefensión que puede generar o sobre un largo etcétera.

Sin embargo cuando el estado de opinión sobre la norma estaba hecho, la introducción en el último momento, a través de enmienda y por una disposición final, de lo que pretende ser la legalización de una práctica ilícita e ilegal como son las llamadas “devoluciones en caliente”, ha conseguido rematar el texto.

Mediante disposición final se introducía un nuevo precepto que vendrá a modificar la Ley Orgánica de Extranjería, con el siguiente párrafo:

Los extranjeros que sean detectados en la línea fronteriza de la demarcación territorial de Ceuta o Melilla, intentando el cruce no autorizado de la frontera de forma clandestina, flagrante o violenta, serán rechazados a fin de impedir su entrada ilegal en España. Sigue leyendo

Las mujeres, esas supervivientes natas

DSC_0041

Andrea Rullán. Periodista especialista en DDHH y voluntaria en FIBGAR.

Hace diez años que entró en vigor la Ley de Protección Integral contra la Violencia de Género.  Una década de esfuerzos legales por visibilizar la violencia verbal, sexual, económica y física que existe dentro del hogar y los prejuicios a los que se tienen que enfrentar las mujeres, víctimas de la violencia machista y protagonistas de situaciones traumáticas.

Diez años en los que se ha avanzado mucho, pero que también han servido para evidenciar una realidad que aún parece lejos de difuminarse en el tiempo. En esta década, 762 mujeres han muerto a manos de sus parejas o exparejas, 50 de ellas en este año que termina, según los datos del Ministerio de Sanidad.

Sin embargo, las cifras varían si echamos un vistazo a los datos ofrecidos por Feminicidio.net, que elevan los datos de víctimas hasta las 100 mujeres en los últimos doce meses. La Ley no encuadra los asesinatos ejercidos por varones sobre mujeres, ajenos a cualquier tipo de relaciones afectivas. Sigue leyendo

Guantánamo: la hora de la justicia

FVMPHOTO_043BBaltasar Garzón. Presidente de FIBGAR

Estados Unidos, hoy, tiene más de dos millones de reclusos. Entre ellos no se contabilizan los 137 que quedan en la prisión de Guantánamo, como ninguno de los que les antecedieron en la misma. Seguramente aquellos presos oficiales no sufrirán las técnicas de tortura que han padecido los denominados enemigos encerrados en una isla de impunidad bajo el Programa de Rendición, Detención e Interrogatorio, creado por George W. Bush, el 17 de septiembre del 2001 y que permitió a la CIA desarrollar métodos como el waterboarding (ahogamiento simulado), walling (golpear contra el muro), humillaciones y violencia sexual, golpes, amenazas de muerte, privación de sueño, “hidratación y alimentación rectal”, entre otras, en forma sistemática, hasta el cierre de ese siniestro programa en el 2009 por orden del presidente Obama, quien, sin embargo, no exigió al fiscal general que abriera ninguna investigación pero sí pidió “comprensión” para los torturadores.

El informe del Senado hecho público el 9 de diciembre del 2014 constituye la escenificación de la barbarie de un sistema que perdió toda referencia humanitaria y que olvidó el Estado de derecho en las cloacas de los centros de detención clandestinos, prisiones secretas y en cada golpe o humillación sobre personas desvalidas, privadas de los más elementales derechos. La justificación de la necesidad de aplicar estos métodos para combatir el terrorismo, además de constituir una aberración jurídica, es falsa y soporta un engaño de más de doce años, compartido por muchos gobiernos y sistemas judiciales que han permanecido en un ominoso silencio. La vergüenza se extiende a todos aquellos países cuyos dirigentes han consentido y siguen consintiendo las ilícitas acciones de las agencias norteamericanas y de quienes les ayudan o soportan.

Sigue leyendo

‘Mujeres. Afganistán’: Ni el burka ni los talibanes

“Si para algo me gustaría que sirviera este libro es para que se conozca mejor los problemas de las mujeres. No es ni el burka ni los talibanes, si no la violencia que se ejerce contra las mujeres en Afganistán, sobre todo dentro de la casa“. Así de rotunda se mostraba Mónica Bernabé en la presentación del libro ‘Mujeres. Afaganistán‘ esta mañana en Madrid. Se trata de un proyecto de 6 años en los que junto al fotoreportero Gervasio Sánchez retrata las vidas de numerosas mujeres y niñas del país.

20141104_124106_resizedJunto a los dos autores, una de las protagonistas. Se trata de Azita Rafaat, ex parlamentaria, política, de las primeras en serlos, minoría. Y no se trata de una mujer de familia rica y excepcional. Ella fue casada como segunda esposa con un hombre analfabeto y maltratada por este y su suegra por dar a luz a cuatro hijas. La más pequeña lleva el pelo cortado y se viste como un chico para poder jugar libremente en la calle. Azita para poder ejercer su carrera debe sustentar a su familia y dar un sueldo a su marido. Ella coincide con Bernabé: “Yo puedo romper moldes y llegar a ser respetada por mi trabajo, pero cuando llego a mi casa eso no importa. Solo importa servir a mi marido”.

Sigue leyendo

El reguero de víctimas de las armas pequeñas

Hace poco vio a la luz el último libro de José Saramago, “Alabardas. El premio Nobel no abandona su activismo por la Paz ni en una obra póstuma, ya que a través de la figura del protagonista, Artur Paz Semedo, hace un alegato de la no violencia. A través de la fascinación que siente este por el armamento nos introduce en el lado más oscuro del Comercio de Armas. Un mercado que está detrás de la abrumadora mayoría de las muertes y tragedias que rodean al ser humano: aproximadamente el 60% de todas las muertes violentas se cometen con armas de fuego. Una vía literaria muy acorde con la propuesta de Naciones Unidas de conmemorar una Semana del Desarme, que empieza mañana día 24 de octubre.

juguetesbelicosA nivel internacional, la ONU distingue entre “armas pequeñas” (revólveres y pistolas automáticas, etc.), que son armas diseñadas para su uso personal, y las “armas ligeras” (ametralladoras pesadas, lanzagranadas portátiles, etc.), que están diseñados para su uso por varias personas que actúan como una unidad, es decir, están más enfocadas a un uso militar en conflictos armados. Contrariamente a lo que pudiere pensarse, el tráfico de “armas pequeñas” es el más dañino para la humanidad ya que esas son las armas más fáciles de traficar y las más utilizadas por los grupos pequeños. De estas armas se sirven sobre todo los grupos criminales, gangs, mafias y traficantes, y se utilizan en su mayoría fuera de conflictos armados.

Sigue leyendo

La pobreza es una violación de los Derechos Humanos

2014101611432750587El 17 de octubre se celebra el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza. Como es habitual, en torno a esta fecha, no dejaremos de escuchar alegatos sobre la importancia de la lucha contra la pobreza, de acabar con la desigualdad y de ayudar al desarrollo de los países que más lo necesitan. Sin embargo, deberíamos lanzarnos una pregunta: ¿Realmente queremos acabar con la pobreza? Desde la sociedad civil, la respuesta a esta cuestión resulta bastante clara: Sí. No obstante, parece que quienes cuentan con los mecanismos para actuar contra la pobreza, la desigualdad y sus negativos efectos sobre los Derechos Humanos, no están dispuestos a combatirla.

El pasado mayo, la Relatora Especial sobre Pobreza Extrema y Derechos Humanos presentaba un informe en el que señalaba que los impuestos son elementos determinantes para luchar contra la desigualdad, reducir la pobreza y fomentar el desarrollo de los Derechos Humanos. En su informe, destacaba como esencial que sean los Derechos Humanos quienes guíen las prácticas de recaudación de ingresos por parte de los estados. Según la relatora, las políticas fiscales y los mecanismos de recaudación pueden fortalecerse a través de un enfoque basado en los Derechos Humanos. Asimismo, deben ser los principios de igualdad, no discriminación y la obligación de cooperación y asistencia internacional quienes den forma a las políticas fiscales.

Sigue leyendo