Alumnos de Bachillerato del Instituto San Isidro presentan un corto y un hip hop sobre la memoria histórica

portada ok“La memoria en España fue eliminada durante muchas décadas, porque existe una obsesión por hacerla desaparecer. La Transición convirtió la memoria en olvido.  Pero el Estado tiene la obligación de protegernos a todos y de reivindicar a todas las víctimas, porque parece que algunos siguen creyendo que hay víctimas de primera, de segunda y algunas sin reconocer”. El juez Baltasar Garzón se expresó ante un auditorio de jóvenes estudiantes de Bachillerato del Instituto San Isidro, protagonistas de los talleres sobre Memoria Histórica realizados por la Fundación Internacional Baltasar Garzón, que presentaron el fruto de su trabajo: un corto titulado Prohibido recordar y un hip hop reivindicando la necesidad de conocer la propia historia.

Sigue leyendo

Cazorla: El principio de un gran cambio

José Medrano Juárez, estudiante participante en el proyecto ‘¿Y tú, qué sabes de los Derechos Humanos?

Marta Mediano García, coordinadora del proyecto e integrante de FIBGAR

Cazorla DDHH Cuando me dijeron que era finalista del concurso ‘Y tú, ¿qué sabes de los Derechos Humanos?‘ se me pasaron mil cosas por la cabeza. Tras varios minutos de reflexión comprendí que estaba ante una oportunidad única de tirar por la borda todo lo que creía saber y construir los cimientos de una nueva manera de pensar más abierta y global de nuestra sociedad.

Porque cuando la vida te sonríe, no te paras a pensar lo que está bien y lo que está mal. Son necesarias un puñado de decepciones para hacerte ver que no sólo tu vida sino también la sociedad necesitan un cambio. No me creo el mundo que me cuentan. Nunca me he creído que haya millones de personas sin un hogar y sin recursos suficientes para poder cumplir el artículo 3 de la Declaración de Derechos Humanos: “derecho a la vida, la libertad y la seguridad”. Nunca me he creído que no se puede acabar con la pobreza y el hambre cuando el uno por ciento de la población mundial posee el 46% de las riquezas y un 10% acapara el 86% de los recursos.

Sigue leyendo

Ciudadanía y violencia de género

Miguel Lorente Por Miguel Lorente, profesor de Medicina Legal en la Universidad de Granada y ex delegado del Gobierno en Violencia de Género. Estará presente el día 23 en el curso en prevención de violencia de género organizado por la fundación Fibgar y la Universidad de Jaén.

Con frecuencia la idea de ciudadanía se entiende como objeto de la política, cuando en realidad es al contrario y como tal debe entenderse: la ciudadanía es la que tiene que condicionar la política a través de la exigencia, pero sobre todo, del ejemplo que nace del compromiso y de la voluntad de alcanzar aquello que se reivindica y se vive.

Una política nunca será muy diferente a la convivencia democrática, y cuando lo es, la consecuencia es clara y directa en el posicionamiento crítico de la sociedad, y en las protestas que conlleva. El progreso se produce de ese diálogo entre sociedad e instituciones, entre ciudadanía y política; y cuando la sociedad no exige o la política no responde al problema existente, el resultado es la continuidad de las causas y circunstancias que lo originan. Sigue leyendo

Prevención en Violencia de Género, una asignatura de toda la ciudadanía

Pese a las campañas, la información, los recursos o las instituciones comprometidas las cifras sobre violencia de género no mejoran. De manera oficial, a 2 de junio, hay registradas 26 mujeres que han sido asesinadas en 2014, una cifra muy similar a la del año anterior. De manera no oficial con muchas más, ya que en esta estadística no se incluyen casos que todavía estudian, los que se han producido el fallecimiento por complicaciones relacionadas con su agresión o casos en los que la relación sentimental no esté definida. Y peores aún son los datos de víctimas no mortales, denuncias, retiradas de denuncias, procesos legales sobreseído, órdenes de alejamiento, niños y niñas afectados, etc. Sobre estas cifras y sobre las causas de ellas se hablarán en los 9º Cursos de Verano de Torres (Jaén), que organiza FIBGAR junto a la Universidad de Jaén, el Consejo Consultivo de Andalucía y el Ayuntamiento de Torres.

triptico_Genero-page-001
La actual crisis que vive España ha hecho mucho daño a la lucha contra esta lacra, no sólo en los recortes en recursos que se han llevado a cabo desde las distintas administraciones, Justicia y Sanidad, sino también por la fuerte dependencia económica que sufren las víctimas. Este será el punto de partida del curso ‘Acciones preventivas en violencia de género: desde las políticas públicas a la acción ciudadana’, que se llevará a cabo los días 23 y 24 de julio. El objetivo es visibilizar el origen último de la violencia, la desigualdad de género, y las múltiples formas de manifestación que tiene. La violencia física es una, pero existen otras muchas formas, como la psicológica, la monetaria o la institucional. Sigue leyendo

Unas becas que hacen posible otro futuro

“Yo intenté el ingreso en ocho universidades públicas, pero no logré entrar a ninguna por la nota y por los cupos para indígenas”, explica Ronald Toboches, de 20 años. “A mí me pasó que cuando llegué al instituto me bajaron de curso porque en las escuelas de los resguardos indígenas el nivel escolar es más bajo y yo no hablaba bien el español, sólo hablaba nasa yuwe”, completa el relato Yerson Penagos, procedente de Jambaló, donde el porcentaje de población indígena es de un 80% y se cuida mucho la cultura nasa. Al igual que ellos dos, los jóvenes indígenas que deciden estudiar formación superior se encuentran con los mismos obstáculos: nivel académico, recursos económicos y problemas de integración.

Pueblos-indígenas-300x175Por un lado, tiene que convencer a su comunidad que lo mejor para ellos y para su pueblo es estudiar medicina, derecho o cualquier otra carrera. Deben pertenecer a consejos inclusivos, que apuesten por una educación mixta: conocimientos occidentales para resaltar los propios y aumentar su sabiduría ancestral. Luego llega la decisión personal. Los indígenas del pueblo nasa -uno de los más numerosos en el departamento colombiano de Cali- consideran que a los 12 años se es mayor de edad, por lo que la muchacha o muchacho deben decidir si quieren estudiar o dedicarse a la comunidad. Esto pasa por valorar las capacidades de cada uno y las oportunidades que tiene. De ahí que, como pasó con Ronald, Yerson y otros cuatro estudiantes, fue vital encontrar la forma de realizar sus sueños.

“Gracias al resguardo indígena –comenta Ronald-  nos enteramos que la Universidad Javeriana de Cali ofrecía unas becas que cubrían el 100% de la matrícula”. “Pero esto no era suficiente, ya que mi comunidad no podía asumir el coste de alojarme en la ciudad, comer, transportarme, libros, etc” añade David Santiago, que pese a tener unas notas inmejorables se topó con un gran obstáculo por llegar a ser médico. “Siempre quise cuidar de las personas. Fui profesor, cultivo plantas desde pequeño y aprendo de mi abuela que es partera”. Por eso, el Centro de Estudios Interculturales y el Comité de la Universidad Inclusiva decidieron eliminar ese obstáculo para los estudiantes que lo necesitaran.

Sigue leyendo